Resumen de la batalla final de la Guerra Civil Española

En la noche del 5 al 6 de marzo de 1939, el coronel Segismundo Casado jefe del Ejército del Centro que defiende Madrid, habló por teléfono con Negrín, presidente del gobierno de la Zona Republicana y le comunicó que se ha sublevado contra él; Negrín, se lo piensa y decide no resistir, sino huir de España. Cuando recibió esta llamada, Negrín se encontraba en Elda (Alicante), decide informar al ministro comunista Álvarez del Vayo, en el cuartel general del Partido Comunista en Elda, cuyo presidente era el ministro de Agricultura Vicente Uribe. El Dr. Negrín, presidente del gobierno de la República, tiene que ir en persona a dar cuenta de lo que pasa al Partido Comunista y recomendarles que se protejan, ya que el final de la Guerra Civil está cerca.

Madrid se convirtió entre el 5 y el 13 de marzo, en el centro de una pequeña guerra civil, dentro de la Guerra Civil. Casado se había negado a ir a Elda, cuando Negrín le convocó a una reunión en el Cuartel General Comunista. Durante estos días, la obstinación de Negrín por continuar con la sangrienta e inútil Guerra Civil y la firme decisión de Casado y Besteiro, para pararla, convirtió el centro de Madrid en la primera línea de fuego del frente de guerra. Casado quería iniciar negociaciones de capitulación con el Cuartel General de Franco y los comunistas se oponían.

Por las calles del centro de Madrid, se disparaba unos a otros, todos eran soldados del Frente Popular. Tanques y piezas de artillería disparando por la Castellana, Recoletos, José Abascal, eran ejércitos el mismo bando: los comunistas de Negrín contra los socialistas y anarquistas de Casado, Besteiro y Cipriano Mera
Durante las negociaciones de la Junta del coronel Casado con el Cuartel general de Franco se habló de la evacuación al extranjero de cuantos quisieran marcharse, especialmente los que más tuvieran temor de ser castigados por sus actividades durante la guerra. El plan disponía que los fugitivos se reunieran en los puertos del Mediterráneo para ser posteriormente evacuados en barcos franceses e ingleses. Desgraciadamente, aquel sueño no se realizó, ni los que quería pudieron llegar a los puertos de Alicante y Cartagena, ni los esperados barcos llegaron a nuestros puertos. Sólo algunos elegidos pudieron salvarse de los campos de concentración o del pelotón de fusilamiento 

Lo derrotados por lo nacionales, dispusieron de 20 días para huir, pero lo hicieron muy pocos por falta de medios. En los aviones se fueron los altos cargos comunistas, algunos lo hicieron por mar y la gran mayoría de los soldados y mandos intermedios, se quedaron esperando en los puertos los barcos que nunca llegaron.
Así terminó nuestra Guerra Civil, en los muelles del puerto de Alicante, entre la alegría y júbilo de unos y los suicidios y el pánico de otros.

Manifiesto del Consejo Nacional de Defensa:

la noche más complicada de la II República Española

Poco después de la media noche del 5 al 6 de marzo, el Consejo Nacional de Defensa dirige al país el siguiente manifiesto leído por el republicano Miguel San Andrés en los micrófonos de Unión Radio:

«Trabajadores españoles. ¡Pueblo antifascista!. Ha llegado el momento en que es necesario proclamar a los cuatro vientos la verdad escueta de la situación en que nos encontramos. Como revolucionarios, como proletarios, como españoles y como antifascistas, no podemos continuar por más tiempo aceptando pasivamente la imprevisión, la carencia de orientaciones, la falta de organización y la absurda inactividad de que da muestras el Gobierno del doctor Negrín».

«Cataluña se ha liquidado con una deserción general, el Gobierno ha faltado a sus promesas, a sus deberes y a sus compromisos, «delictivamente pisoteados». Mientras el pueblo sacrificaba a sus «mejores hijos», los que apostaban por la resistencia abandonaban sus puestos de manera vergonzosa, aun a costa de perder la dignidad. Y «esto no puede repetirse en el resto de la España antifascista».

«No puede tolerarse que en tanto se exige del pueblo una resistencia encarnizada se hagan los preparativos de una cómoda y lucrativa fuga; no puede permitirse que en tanto el pueblo lucha, se sacrifica, combate y muere, unos cuantos privilegiados preparen su vida en el extranjero. Para impedir esto , para evitar se produzca la deserción en los momentos más inténsamente críticos, es por lo que se constituye el Consejo Nacional de Defensa »

«Constitucionalmente, el Gobierno del doctor Negrín carece de toda base jurídica en la cual apoyar su mandato. En estas condiciones, afirmamos nuestra propia autoridad de auténticos y genuinos defensores del pueblo español, de hombres que están dispuestos, dando como garantía su propia vida, a que el destino de uno sea el de todos y que nadie escape al cumplimiento de los sagrados deberes que a todos incumbe por igual».

«Aseguramos que no desertaremos ni toleraremos la deserción. Aseguramos que no saldrá de España ninguno de los hombres que en España deban estar, hasta tanto que por libre determinación salgan de ella todos los que de ella quieran salir».
«O nos salvamos todos, o todos nos hundimos». El socialista, 7 de marzo de 1939

Ahora habla el Coronel Segismundo Casado:

Tras el manifiesto del Consejo Nacional de Defensa, llega el turno de Casado que se dirigió a los españoles de ambos lados de las trincheras.

«Treinta y un meses estamos cubriendo de ruinas y sangre nuestro pueblo».« La verdad es que cuando los ministros de la República se han decidido a retornar a territorio español carecen de toda base legal y de todo el prestigio moral necesario para resolver el gran problema que se presenta ante nosotros». «Soy lo que siempre fui y estoy donde siempre estuve». 

«Porque el Ejército no se ha separado de la población civil. Aquí, en torno mío, en en este mismo locutorio, se hallan una representación de izquierda Republicana, otra del Partido Socialista, otra de la UGT y otra del movimiento libertario.» 

«O la paz por España o la lucha a muerte..¡Españoles! ¡Viva la República! ¡Viva España! » El socialista, 7 de marzo de 1939

 
MANIFIESTO DE CASADO

Habla Julián Besteiro por la radio:

«¡Ciudadanos españoles! Después de un largo y penoso silencio, hoy me veo obligado a dirigiros la palabra, por un imperativo de la conciencia, desde un micrófono de Madrid».

«Ha llegado el momento en que irrumpir con la verdad y rasgar la red de falsedades en que estamos envueltos, es una necesidad ineludible, con deber de humanidad y una exigencia de la suprema ley de la salvación de la masa inocente e irresponsable».

« Tras la Batalla del Ebro, los ejércitos nacionales han ocupado Cataluña y el Gobierno republicano ha andado errante durante largo tiempo en territorios franceses . Por tanto, el Consejo Nacional de Defensa viene a llenar un vacío de poder ante el panorama de ministros ausentes y, peor aun, ante una cabeza decapitada, pues el presidente de la República también ha dejado su cargo».

«El Gobierno del señor Negrín no puede aspirar a otra cosa que a ganar tiempo.».«Y esa política de aplazamiento no puede tener otra finalidad que alimentar la morbosa creencia de que la complicación de la vida internacional desencadene una catástrofe de proporciones universales, en la cual, juntamente con nosotros, perecerían las masas proletarias de muchas naciones del mundo ».El socialista, 7 de marzo de 1939. 
 
BESTEIRO

El turno de Cipriano Mera:

Finalmente habló en cenetista Cipriano Mera, comandante del IV Cuerpo de Ejército. Acusó al presidente Negrín de ser indigno de los combatientes y de los trabajadores y que su política, no tiene más finalidad que la de hacerse un alijo con los tesoros nacionales y huir, mientras el pueblo queda maniatado frente al enemigo.

«Sin humillaciones ni debilidades, pero con la consciencia de nuestros actos, queremos la paz para España; pero si por desgracia para todos nuestra voz se perdiera en el vacío de la incomprensión, también os digo serenamente que somos soldados, y como tales estaremos en nuestro puesto hasta sucumbir defendiendo la idea de España».

«A partir de este momento, conciudadanos, España tiene un Gobierno y una misión: la paz».
 
«¡Trabajadores combatientes! ¡Viva la España invicta, independiente y libre!. Todos en pie de guerra por la vida y el honor que nos dio la misión de defenderle. ¡Viva su Consejo nacional de Defensa! ».El socialista, 7 de marzo de 1939

Cipriano Mera: un anarquista idealista, ascético y honrado, fue un tipo de Quijote, que debe ser recordado con admiración y respeto

CIPRIANO MERA EL GENERAL ANARQUISTA

Conversación telefónica entre Casado y Negrín


Tan pronto como terminaron las declaraciones por la radio, Negrín telefoneó a Casado. Según el coronel Casado, estos son los términos de la conversación.
Primeramente, el jefe del Gobierno le pregunta: «General, ¿qué está ocurriendo en Madrid?» (Casado replicó inmediatamente que él no era general sino coronel, porque no aceptaba el nombramiento proveniente de un Gobierno sin legitimidad) 

El coronel responde: 

Casado: «Me he rebelado».
Negrín: «¿Contra quién?, ¿contra mí?».
Casado: «Sí, contra usted».
Negrín: «He oído el manifiesto y me parece que lo que ha hecho es una locura».
Casado: «Me siento en paz con mi conciencia porque he cumplido mi deber como soldado y como ciudadano. Todos los representantes políticos y sindicales en el Consejo también están en paz, están convencidos de que han hecho un servicio a España».
Negrín: «Espero que reflexionará, porque todavía podemos llegar a una solución».
Casado: «No comprendo qué quiere decir, porque creo que ya está todo solucionado».
Negrín: «Al menos debería enviar un representante para que yo transfiera los poderes del gobierno o yo enviaré uno a Madrid con ese objetivo».

La respuesta de Casado es muy dura: 

Casado: «No se preocupe por eso. Usted no puede transferir lo que no tiene. De hecho, hemos asumido los poderes que usted y su Gobierno han abandonado».
Negrín: «Entonces, ¿no accede a esta petición?».
Casado: «No». 

Si hubiera tenido éxito el intento de Negrín de transferir legalmente los poderes de la República, se hubiera evitado el estigma histórico de ser derrocado y de haber abandonado España con una prisa humillante para salvar su vida; pero Casado no estaba dispuesto a salvarle la cara ante la Historia.

 http://www.grandesbatallas.es/batalla%20final%20de%20la%20guerra%20civil.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada